11 de enero de 2007

Segundo día limpia… aunque meada

Es increíble la cantidad de cigarros que hoy hubiera fumado si ayer no lo hubiera dejado. Siento que tengo un miquimoco negro-verdoso pegado entre mis pulmones y ganas de vomitar ceniceros Sí, lo sé. Un asco. Nauseabundo. Pero así me siento.

Si bien en ningún momento quise fumar, muchas veces me imaginé fumando y -casi sin darme cuenta- buscando un cigarro que en realidad no era lo que quería. Porque lo que quería era “hacer” algo. Fue así como Pringles -mi perro- se ganó una visita guiada por el vecindario que, lamentablemente, comenzó con una sarta de coscorrones con el clasificado del domingo porque el muy idiota casi se ahorca intentando ir doscientos metros delante de mí para matarse a ladridos con unos furiosos pequineses enrejados.

Tres cuadras más adelante se queda hipnotizado frente a un árbol. Lo olfatea. Le da vueltas. Vuelve a olfatear. Me mira. Mira al árbol. Lo vuelve a olfatear y es ahí cuando me doy cuenta de que verdaderamente es un perro bastante estúpido porque ya tiene un año y dos meses y -si bien es macho- mea como señorita. Se la pasa oliendo los meos de otros perros con cara de: ¿cómo carajos hacen para llegar hasta ahí?

Quizás buscando lo mismo (pero ni por casualidad amagando levantar la pata), se le dio por mear mientras camina, ocasionando un gran enchastre cual pomo en corso de carnaval. Porque no sólo se mea a él mismo, sino que el disparo me llega a mí y me pongo a saltar y esquivar como si estuviera bailando en la murga.

Por dios, que perro estúpido, pero bueno, así es estolito… bah, en realidad se llama Pringles, pero cuando vinieron los Rolling Stones pasó a ser Pringlestones y luego Pringlestoles, finalmente quedó estoles y cuando se pone así de bonito y pelotudito es estolito. Que dulce, no?

3 comentarios:

  1. Juaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    La verdad es que hacia rato que no me hacia reir un blog... Tu perro es lo mejor del mundo. los apodos... nono.. aun no paro de reirme.
    Gracias por la recomendacion y por la completa lectura.
    Nos estamor viendo!

    http://complicadaehisterica.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Yo también soy portador de un perro con increíbles habilidades para hacer desastres con sus líquidas emanaciones. Es un salchicha que al tener el pito tan cerca del piso cuando mea como nena (lo que sigue haciendo con frecuencia a pesar de sus casi 3 años) es casi imposible que no termine sumergido en su propio producto, igualito que el hijo de Clemente.
    Solo puedo recomendarte algo:
    Resignación, meados y todo son lindos.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo dos perros xD Mi perrita tiene osteoporosis (y no tiene ni dos añitos, ays..)y mi perrito (castrado pero perrito al fin :P)desde que lo encontramos abandonado en una calle, hace su pipí como su amiga y compañera de casa xD No sé, creo que ya no tiene remedio...TE contaría más anécdotas de mis perros...como cuando Miko se comió la pared, sí, como lo oyes, la pared de la casa...o mi perra violó a mi gran oso de peluche (todo un trauma para mí)jejeje, Un gran beso!Ojalá que vaya bien tu lucha contra el tabaco!Ánimo!;)

    ResponderEliminar