8 de enero de 2007

Histeria

Me doy cuenta de que estoy estableciendo relaciones histéricas con los autores literarios.

Algo del tema les venía contando… que fulano no, porque me aburre; que mengano tiene cosas interesantes pero hay que bancarse demasiada cosa tediosa para llegar a ellas; que a Bukowski lo adoro, pero lo tengo ahí en mi biblioteca como quien quiere tener a alguien en la mesita de luz (no sé por qué la llamo así, ya que no tengo velador… pero bue…); que con Nabokov estoy coqueteando, porque me gusta tanto (pero tanto) que no lo puedo seguir leyendo, como si fuera un amante que lo dejo para los momentos en los que sólo algo muy delicioso es lo que quiero. Y ahora veo que hago lo mismo con Dostoievski. Comencé por Crimen y Castigo y el señalador se quedó marcando el final del IV capítulo, esa parte en donde Raskolnikov termina de leer la carta que le envió su madre. Como que en algún punto postergo conocer cómo reaccionará Rodia (esto de los apodos me pone un tanto loca) ante esa carta. Desde hace unos tres días que pienso en eso. Pero ni por casualidad agarro el libro. Lo miro de reojo, pienso en seguir leyendo y en vez de eso comienzo a imaginar qué tipo de perfil psicológico tiene el personaje para adivinar cuál será su reacción. Quizás me pasa que, frente a la posibilidad de que me sienta decepcionada, prefiero no saber. Pero igual la intriga me mata, me carcome, me pone histérica. Pero no tanto como para llamarlo y preguntarle qué pasó… en fin… de alguna u otra manera seguir avanzando es acercarse al fin, y es posible que también tenga algo que ver con eso, porque a mí no me pasa eso de que “fue bueno mientras duró”. El fin es fin. Se terminó la historia y a otra cosa… ¿y si no encuentro otra cosa? ¿Y si eso fue lo más interesante que pude haber leído en mi vida? ¿Qué será de mí, eh? ¿Alguien me lo puede decir? ¿O simplemente me dirán que ya llegará otro? JaJaJa!!!!!!!!!!!!!!! Aunque me ría, les pido que no se rían, porque por más idiota que parezca, ¡esto es lo que me pasa!

Pero bueno, sepan entender, es que ya es poca la histeria que puedo volcar en mi pareja y se ve que todo esto no es más que un intento de sublimarla...

4 comentarios:

  1. Los libros son infinitos y las respuestas también. Esa tragedia que somos, la de buscarnos como si fuéramos un lugar perdido, la de definirnos como si fuésemos una palabra de diccionaro, la de inscribirnos en religiones y filosofías, la de ir y venir por los pasillos del manicómio conjetural.

    Histeria. Para histeria no hacen falta ovarios, alcanzá con aguzar la vista.

    Beso.

    ResponderEliminar
  2. Es esa sensación de anticipación que hace que sea siempre mejor estar llegando que llegar, o enamorarse que estar enamorado.
    A mí me pasa lo mismo, así que no seré yo quien se ría (si acaso, una risilla histérica).

    ResponderEliminar
  3. A mí también me ha pasado xD Sino...pregúntaselo a la pila de libros que están aquí, a mi lado, en uno de los estantes del escritorio, a medias, llegando al final...xD Un día pensé que me volvería loca de tanto leer. Ahora sé que lo estoy, llego a soñar con los personajes de los libros...histérica?neurótica?Buah...¿y qué importa?Yo soy feliz!:P Sigue con Crimen y castigo!Un besazo!

    ResponderEliminar
  4. Creo que a todos los pasa lo mismo, yo tengo la misma relaciuon con muchisimos autores :P
    La pregunta es: terminaste de leer ese libraco? Yo estuve incursionando en eso hasta hace poco, hasta postee sobre eso (si no lo terminaste de leer recomiendo no leer lo que escribi) je
    besotes!

    ResponderEliminar