22 de diciembre de 2006

Stop



Un momento. Estoy en shock. Sepan disculpar. Acaba de ocurrir. Recién. Justo recién. Apenas hace unos instantes. Y creo que sigo escribiendo como una forma de obtener más tiempo que me separe de eso. Parece difícil. Y lo es. Claro que lo es. Cualquiera diría que nunca debo esperar nada. Pero espero. Y no llega. Siguen pasando los segundos y no llega. Maldición. Maldita maldición. ¿Debo hacer de cuenta que no me importa? ¿O quiero chocar de frente y embestir? También podría vengarme. Esperar el momento perfecto para devolver el shock. Pero no me caracterizo por ser paciente. Lo mío es reaccionar. Y me estoy conteniendo. No puedo ni empezar a contar hasta diez. Esa técnica nunca estuvo de mi lado. Estoy tiesa mirando como mi monitor me mira. Cuando los dedos no escriben, mi mano derecha quiere abollar el mouse. La izquierda asfixia al soporte del teclado. El monitor me sigue mirando. Fijo. Demasiado fijo. Como quisiera que sea capaz de bajar la mirada. Salgo de aquí y busco un cigarro. Cargo en mi lectora un CD de Massive Attack y una ventana loca comienza a hacer ruido, me aturde. Pero también me hace olvidar en qué estaba. Y aunque le dé doble clic al tema 5, mi Winamp se empecina en poner el tema “Sube” en la voz de Mercedes Sosa que mi madre pidió que le consiga. Comienzo a escuchar, nunca fui devota de la música popular. Pero apareció. Quizás para que siga camino luego del STOP. Un semáforo de tres luces verdes que este monitor que me mira fijo tenía guardado para mí.

Un momento.

El shock pasó.

Quizás nunca tuve técnicas para salir, porque soy de las que encuentran fácilmente un puente hacia otra emoción.

3 comentarios:

  1. Anónimo2:59 p.m.

    de qué habla ese tema, que te dió luz verde .me gustaría conoser el mensaje.

    ResponderEliminar
  2. podés bajar el tema en http://ale.no-ip.info/music/

    ResponderEliminar
  3. hola me podes mandar una copia de tu libro.

    ResponderEliminar