18 de diciembre de 2006

En pausa


A veces me siento como en pausa y tengo la sensación de que al sacarla no va a seguir la melodía de vida que venía teniendo, al contrario, puede aparecer cualquier cosa, como si luego de la pausa se activara un modo de reproducción aleatorio.

Esto me pasa sobre todo cuando me animo a no ser tan predecible, cuando me decido a hacer exactamente lo que me pasa por las entrañas, olvidando encajar en el paisaje que alguna parte estructurada de mí se ha tomado el atrevimiento de pintar.

Es bastante extraño, a veces he tenido esta sensación, pero centraba en el afuera y no en mí, entonces tenía forma de incertidumbre, como que la pausa se iba a reanudar en un lugar marcado por otro.

Ahora siento como que la pausa va por fuera, pero que por dentro la melodía está maravillosamente potenciada. Aunque debo admitir que cualquier destello que se me escape por los poros, parece un viento que propaga tempestades.

A veces quisiera que en mi vida aparezca esa musicalización de película que te avisa si lo que está pasando está bueno o es algo realmente jodido. Una melodía que traduzca intuiciones, porque de alguna manera presiento de qué se trata lo que pasa.

Lo bueno de todo esto es que hace algún tiempo aprendí, que cuando la pausa aparece no es necesario que haga absolutamente nada. La pausa es pausa. Y nada más. Es quedarme en mí, no obligarme hacia el afuera, dejar que las cosas pasen y animarme a zambullirse en lo que vendrá, cuando venga y sin apurar.

1 comentario:

  1. Anónimo5:15 p.m.

    Ale ,aprendí hace muchos años ,que la melodía o la letra de una canción aparese ,cuando estamos dispuestos a escuchar .Distendidos y confiando en el poder Superior...

    ResponderEliminar