5 de mayo de 2007

Yo, sin mí, sin vos (ni voz)


Podrida

en un amor imposible
hacia una
que tampoco era yo

(pero que quizá -alguna vez- fui)


5 comentarios:

  1. Si una vez fuiste, siempre podrás volver a ser, si así lo deseas.

    Créeme. Algo sé de amores imposibles...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Supongo que hay pocos dolores que se puedan igualar a sentirse un cadáver con los recuerdos vivos clavándose muy adentro, haber muerto para quién no nos deja descansar en paz con su memoria fantasmal vagando en la noche eterna que es morada de los difuntos. Pero, tal vez, si te pudres del todo, de tus despojos surja una flor llena de vida que auyente con su dulce aroma a los fantasmas y atraiga a las hadas y gnomos del bosque. Prueba a pudrirte del todo, no es fácil, yo llevo mucho tiempo intentándolo y no estoy seguro de poder conseguirlo.

    Abrazos pútridos con vocación de simiente.

    ResponderEliminar
  3. El amor no puede pudrir; es contrario a su esencia. El amor siempre da vida y nos transforma si es necesario en otra persona diferente... Un beso, Alejandra,
    V.

    ResponderEliminar
  4. Y el desamor, ¿puede?

    Abrazos

    ResponderEliminar