16 de mayo de 2007

Hubo

Hubo un pueblo sin tiempo ni lugar
una miniatura de mundo
esperando nacer
para ir a la tierra
esperando a Noé
para que de una vez por todas
venga por ellos.

Se decía que andaba por otros pueblos
Se decía que tenía éxito
Se decía que todos querían saber lo que decía
Que la gente lo escuchaba en silencio
-en cuasi mortífero silencio-

Todo se decía
Pero todo eso lo querían escuchar de él
y él llegó
y llegó ya sin aliento
sin decir lo que decía
y no hubo más remedio que seguir la vida en silencio.


2 comentarios:

  1. Es difícil estar a la altura de la propia leyenda...
    De todas formas, los silencios no son buenos.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. Se agradece el comentario, bella dama...

    ResponderEliminar