23 de abril de 2007

Caíste

Encajar en la sociedad duele,
es incómodo, caro, falso y aburrido.

Sólo es posible andar metido en ella
Si pasás de ampollado a encayado
Y puteás porque el sueldo no te alcanza
para comprar todo lo que se vende

y así
vivís como un infeliz
y te dicen: bueno, no se puede tener todo en la vida

puta madre,

¿es que no se dan cuenta?
ése no es el problema
el problema es que hay demasiadas cosas.

12 comentarios:

  1. Pues sí, demasiadas, y cada vez más, todas imprescindibles ;) para rematar ... ¡ah no! que somos nosotros los que decidimos qué es imprenscindible y qué no.

    ResponderEliminar
  2. Hay demasiados... anhelos... deseos... que se venda no implica que lo necesite o que lo desee... las mejores cosas de la vida son gratis...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Pero hay que valer mucho para quedarse al margen y decidir no encajar (y eso tampoco garantiza ser mucho más feliz).

    No hay recetas. Cada uno tendrá que elegir su propio camino.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Y si tambien hubiera demasiada gente que desean demasiadas cosas en un mundo cada vez mas pequeño que no puede soportar eso.

    Y las cosas no remplazan este vacio de esta epoca de insignificancias.
    Pienso solamente en tomar un baño de agua tibia, calentar tu comida, algunos podemos muy de vez en cuando viajar en avión, poder viajar por esa caja magica a otros lugares del mundo...

    Cuanto daria un Rey que vivió unos siglos atras por esto.

    Ojo, se que esto es para muy pocos si vemos las gentes que viven en el resto del mundo.

    pero digo, mas , mas queremos, celulares con mandarinas violetas, autos con testiculos de pañolensi, tetas maternales y orgasmicas , fisicos contorneados con brillo de sol neptuniano, lipoaspiraciones de orejas chamuscadas.

    Mientras una pequeña cucarachita sigue su camino, sucio para nosotros no para ella, con la paciencia de las mareas, sin saber que nos sobrevivira porque estamos deshaciendo todo ser viviente que no pueda agazaparse a nuestro camino de soberbistupidez humana disfrazada de tecnologia de punta y sensaciones extramundanas.

    jamas compraremos ni un amanecer , ni el crecimiento de una hoja.
    Jamas podremos detener la espuma de una ola bien salada.

    a veces creo que la flecha esta lanzada y nuestro enorme ego conjunto es el blanco.

    Es solo un pensamiento Señorita Alejandra Dening. Gracias por dejarme expresarlo

    ResponderEliminar
  5. Alejandra querida, el consumismo es irracional y absurdo, pero lo increíble es que haya tanta gente que se mueva como los borregos al dictado de las grandes firmas comerciales. Un abrazo y un beso inconformista,
    V.

    ResponderEliminar
  6. Hay consumos de consumos, y la sociedad nos atrapa en el consumismo,
    gran verdad! hay demasiadas cosas, pero de esas cosas cuantas son necesarias?

    Te dejo un saludo

    ResponderEliminar
  7. El problema es que hay demasiadas cosas, todas en manos de muy poca gente.

    Me encanta tu crudo texto... ¡¡tiene un olor a tango!!
    Incluso se huela a 10,500 km de distancia.

    Me encanta ese olor...

    Me fascina tu blog.

    besos

    A.-

    ResponderEliminar
  8. Envanecerse con la queja en prosa, prosáica, y solo por no poder conformarse. Espiritualizar un garrón material, ese llamado dinero, que tan poco y tanto puede dar.

    Salga a agarrar dinero si no le alcanza, o a destruir cosas si le parecen demasiadas.

    Avise cuando encuentre la salida de la queja, que varios andamos humillados por tal insuficiencia.

    ResponderEliminar
  9. justamente, YA NO HAY PALABRAS, SOLO INTERFERENCIAS.

    ResponderEliminar
  10. Demasiadas con pocas las cosas, el camino por mas claro que se vea siempre tendra sus lugares accidentados

    Saludos desde las estrellas

    ResponderEliminar
  11. Demasiadas cosas para unos pocos ninguna para tantos. Y nos instalamos en la depresión por que no sabemos elegir. Sería tan fácil renunciar. No lo hacemos. Y sería tan conveniente denunciar. Y no sabemos. Al menos no resultan efectivas las denuncias.

    Salud.

    ResponderEliminar
  12. Hay tantas cosas como insatisfacciones. Cada cosa existe para llenar un vacío abierto que no supimos suturar de silencios. Y el humor nos salva cuando alguien nos dice: puta madre, hay demasiadas cosas!!

    Gracias por tu comentario en mi blog.

    ResponderEliminar