28 de febrero de 2007

... apareció...

Una niña ha tapado de tatuajes su infancia

Una mujer ha cubierto de arrugas su vida

Y yo aquí... parada... mirando...

Es que no sé qué hacer con mi primer cabello blanco


11 comentarios:

  1. Nada. Envejecer es trivial.

    ResponderEliminar
  2. Walter1:03 p.m.

    Cuando somos chicos queremos ser grandes.
    Cuando se es grande, se quisiera volver a ser un niño.

    Hay que aprovechar cada momento de la vida y disfrutarlo.

    Hay jovenes que parecen viejos y viejos que son jovenes.

    ResponderEliminar
  3. Uff, no te lo saques! Mi abuela dice que por cada una que te sacas te salen 7 mas. Aunque yo no le haria caso a mi abuela a decir verdad..

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Cuando tenía cabello me preocupaba por eso de las canas.

    ResponderEliminar
  5. La vida entera tiene su encanto. Cada momento merece la pena, y ofrece mil posibilidades.

    Que no se te vaya la vida parada mirando (ni siquiera algo tan importante como el primer cabello blanco).

    ResponderEliminar
  6. ...uf...un cabello blanco. Hazle caso a la abuelita de juan ignacio y niña...tíñete con caracter urgente!!

    ...en serio ahora...me has hecho sonreir con este escrito. Te lo digo yo que voy teñidisima!!

    ResponderEliminar
  7. Estuve leyendo (te). Podes pasar cuando gustes,la melancolía que leíste es la que bien describe Alejandra que no sos vos,(Pizarnik), aunque creo también debe ser tuya y mía.
    El ritmo lento del melancólico se detiene en pequeños detalles, como el aparecer del primer cabello blanco, como el próximo cambio de número, como el saberse sola de nuevo.

    volveré por aquí a ver que es lo que aparece y se parece.

    saludos.

    ResponderEliminar
  8. Si es uno solo lo podés pintar con fibra. Pero no te preocupes, seguramente todos miran tus ojos, no tu cana.

    ResponderEliminar
  9. Has pensado que quizás estás más interesante?

    Saludos de alcachofa

    ResponderEliminar
  10. Anónimo7:29 a.m.

    Juanma lo que decía tu abuela es cierto. No es que se aluda con el dicho a un reflejo mecánico del cuero cabelludo sino que refiere a que por más que qué te arranques las canas el paso del tiempo es ineludible.

    A mi poco me importan las canas, las arrugas o los problemas de salud ( a esta altura ya todo me da igual ), lo único que quizá me apesadumbre es mirar hacia el pasado y ver cuanto tiempo he perdido y que difícil es recuperarlo (uno de adulto sólo controla un 10% de su vida, el resto se lo reparten los que le dicen a uno que tiene que hacer).

    ResponderEliminar
  11. "dicen que las brujas festejan el primer cabello blanco porque a partir de ese momento se convierten en expertas reflejadoras de rayos de luna..."

    tus escritos también son pócimas...
    impactos...

    cariños desde España

    ResponderEliminar