15 de marzo de 2008

Sin metamorfosis

El día se esfuma en un gris que llora.

Yo lo miro, sonrío.

Y mis ojos siguen siendo verdes.

12 comentarios:

  1. Llega un momento en que nuestra mirada ya no cambia, con las circunstancias del dia.

    Un abrazo desde MG

    ResponderEliminar
  2. ...imaginé una tarde verde y tus ojos grises...no me gustó esa estampa...

    Saludos Ale!

    ResponderEliminar
  3. Que no llueva en tu interior...

    (Vaya ojos, por cierto...)

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. cálido
    como muerte


    sexual
    como el sur

    juntos
    se despeinan

    ríen
    hechos
    mármol








    hola! me encanto haber conocido tus letras, adornando esos labios que...
    excelentes poemas...

    ResponderEliminar
  5. qué linda imagen...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Excelentes versos.
    Precisos pero de poderosas imagenes.

    Saludos desde La Clínica.

    ResponderEliminar
  7. He vuelto a ver sus ojos.
    Y creo que alguna vez los vi a lo lejos, en la calle.
    No fue extraño, pero sí sorprendente.

    ResponderEliminar
  8. Jo!
    Cuantas ganas de re-engancharme a mi rutina blogera Pero es que con tanto trabajo, llevo unos meses de infarto.

    Aún así un placer pasar por aquí, y poder visitarte, leerte y saludarte.

    En un par de meses se acabará el estrés y podré volver a pasearme por mis blogs amigos favoritos.

    Un abrazo y cuídate.

    Alberto.

    ResponderEliminar
  9. Que no cambien, ve en verde, combina con la sonrisa y haz con tu luz de ese gris que llora un arco iris.

    ResponderEliminar
  10. estas invadida de esperanza.

    ResponderEliminar
  11. mmm, que no todo es según el cristal con que se mire?

    Ah!!!, es que tus ojos no son de cristal.

    S2s

    ResponderEliminar
  12. Que bueno que siguen siendo verdes y no se tornaron grises como el día... la tristeza no nos lleva bien..

    ResponderEliminar