8 de diciembre de 2008

Exequias capitales

Se desgarra la mirada

el oído

y la lengua mutilada


porque no hay realidad para decir

porque las palabras

sordas

quedan huérfanas de cuerdas vocales

y el susurro balbucea puras sombras


el sol se derrite ininteligiblemente

el absurdo llueve sobre su sangre

y el mar

a la orilla

sigue arrastrando a los caracoles de siempre.

9 comentarios:

  1. que bueno eso del mar, siempre es así.

    saludos

    ResponderEliminar
  2. No, no estás perdiendo la razón, la letra escrita nunca se mutila, nunca.

    ResponderEliminar
  3. habrá que hacerle un homenaje a aquellos caracoles.

    ResponderEliminar
  4. Paso a dejar mis mejores deseos para estas fiestas a ti y tu familia y agradecer tu compañia en este año, yo ultimamente con poco tiempo para visitas.
    El mar nos lleva y nos trae, no sereos nosotros los caracoles?

    Un beso desde MG

    ResponderEliminar
  5. El mar, ese inmenso catalizador que nos saca hasta lo más profundo y aun así queda inmutable.


    Bonita, que tengas un 09 excelente.
    Besotes


    Ro!

    ResponderEliminar
  6. Ojala yo pudiera ser una gota de cordura que curase un mar de ira...

    ¡Feliz cosa navideña y año nuevo! ¡Fortunas y vientos!

    ResponderEliminar
  7. Te dejo mi saludo.

    Un abrazo desde MG

    ResponderEliminar
  8. Un saludo cordial Alejandra

    firma: un huerfano de cuerdas vocales.

    Diego

    (nos definimos muchas veces por nuestras carencias)

    ResponderEliminar