1 de octubre de 2007

Días obreros

Minados de callada angustia
viven los días obreros,

despertar abrupto y oscuro
caminos violentamente extensos
eco infinito en las manos
y un plato tan hambriento
que es incapaz de abrigar el alma de cualquier cuerpo.


73 comentarios:

  1. Ale !
    Soy Caro (Chile) del grupo.
    Me encantó el libro, tiene tanta alma.
    Algunos amigos lo leyeron y quedaron encantados.
    Ahora voy por el blog a descubrir nuevas sensaciones.
    un abrazo y felicitaciones.

    ResponderEliminar
  2. qué interesantes reflexiones propones en tu blog.Intentaré visitarlo con asiduidad. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Poema de manos encallecidas
    hambre y sed de futuro
    Oscuro y silencioso camino en círculo.
    Fuerza que labra la tierra, mueve fábricas y engorda al explotador.

    Interesantes letras, sentir social.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  4. TIERRA INTERIOR

    La tierra lavada de sus misterios
    Deslavada hasta el buen interés
    donde chifló alguna vez el diablo
    y aún respira el sol interior
    de una tierra que lo olvida

    silenciada historia de angustias
    Emerge a ratos en la soledad de una pesadilla
    Sin palparse como registro para otros,
    la única verdad para el mundo
    Inmaculado así el abuso
    que demanda el progreso

    que obliga a un cuerpo hambriento
    al devenir de toda su vida
    nutrido por migajas
    ya que se le ha hecho creer
    que el alma sin embargo es eterna
    una vez que se escapa de sus ancestros

    ResponderEliminar
  5. La falta de textos comprometidos con lo social es bastante radical ultimamente. Está muy bueno que por estos lares haya un atisbo de eso que alguna vez supo enardecer los corazones de muchos hombres (algunos pensamos que otros todavía no se han apagado).

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Grata sorpresa me he llevado querida Alejandra con este poema de corte social.

    Un beso
    Hombre Condor

    ResponderEliminar
  7. En eso, creo, todos somos obreros.

    ¿Quién no tiene eco en las manos?

    ¿Quién no tiene hambre de más alma en el plato?

    Muchos besos, Amiga.

    ResponderEliminar
  8. Un texto con sabor a desesperanza, que como texto, que como la mayoria de los tuyos, se siente muy bien....


    Saludos para ti

    Agustín

    ResponderEliminar
  9. Gracias por leerlo !
    yo, creo que al igual que tu, sólo trato de sacarme la mierda de encima escribiendo :) como en buenos aires no tengo muchas amigas que me entiendan tal como soy, me desahogo ahí.
    Ahhh, tengo noticias, hablé con un amigo periodista que también es escritor y te va a mandar un mail con algunos contactos...a ver si logras vender el libro en chile.
    Si no resulta con él, todavía tengo un par de cartas bajo la manga :)
    nos vemos ale !
    cuidate !

    ResponderEliminar
  10. Tremenda y cruda realidad has plasmado en bellas palabras

    Saludos

    M. Pilar O.

    ResponderEliminar
  11. eco infinito en las manos
    y un plato tan hambriento



    Ufff...que potente frase Ale!

    ResponderEliminar
  12. Ya se ve que no hace falta que algo sea extenso para fijar una idea potente.
    Muy bueno Alejandra.

    ResponderEliminar
  13. Sabés que me gusta lo social y apunto a ello. Tu visión poética y desgarradora plasma la realidad de una forma tan intensa que llega mucho más que las verdades objetivas o las estadísticas crudas.

    El sacrificio del trabajo obrero y su inmenso beneficio ajeno lleva mucho tiempo en este mundo ya. Y no parece haber prontas conversiones.

    Un beso Ale.

    ResponderEliminar
  14. Ojos brumosos, despertar triste,
    somos parte de esa clase
    que lucha, rie y gime,
    obreros con propias manos,
    obreros con nuestro cuerpo,
    la realidad de pobreza,
    es solo nuestro único sustento.
    ...

    Ausencia, sólo en apariencia, solo en algunos lugares.
    Te cuento que el recibir otra hija,
    mi tiempo quedó atrapado entre sus manos.
    Alegría que en palabras, ahora te la comparto. Como ves querida amiga, sigo siendo el mismo Caos...

    Un fuerte cariño, y aunque no te deje comentarios te leo con frecuencia.

    ResponderEliminar
  15. Hola Alejandra,

    Desde el blog de Sebastian Barrasa llegué al tuyo, así que a él le achacaremos algún día la culpa.

    Me gustaron tus poemas y tus papeluchos y me dieron ganas de hacer algo con tanta palabra que anda juntándose por ahí.

    Te mando un beso desde la lluvia otoñal de la ciudad de Toledo,


    Juan Giordano
    juangiordano.blogspot.com

    ResponderEliminar
  16. te escribo a la hora de la tripa..
    es la hora en que suena y se estira.

    me encanto el poema.

    los obreros son solo alma.
    algunos ya no tienen cuerpo
    solo ojos humildes e inquietos.

    tanto tiempo a pasado?

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  17. "eco infinito en las manos"...

    Me encantó esa frase.

    SalU2
    T.

    ResponderEliminar
  18. Los días obreros son duros pero tienen al final su satisfacción.. buen escrito amiga..

    bisoussssssss

    ResponderEliminar
  19. Como diría Galeano, los pobres sufren en Latinoamerica, sentados en un cerro de oro. Comparto el sentimiento de esta entrega, y se agradece. Muy buen poema, me han gustado tus matices en cada uno de ellos
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Obrero dedicado,humilde y digno, que hacen todos sus trabajos con fervor.

    Que bello poema

    ResponderEliminar
  21. A ppios. del siglo XX se alimentaba a los obreros de la construcción con engrudo (una especie de brea). Bastante tóxico para mis estándares...

    Saludos cordiales:

    Jorge ;)

    ResponderEliminar
  22. que respeto y que admiracion, por esas personas que se rompen el lomo y alma para coneguir un mejor mañana, bellas palabras , nos leemos! saludos

    ResponderEliminar
  23. Notable Alejandra, sentí como un bálsamo sanador en mis tiempos extenuados por llegar en el horario y las llagas de mis manos que alguna vez fueron más blandas que la necesidad y el martillo con que armaba mi difusa "vida".

    Hoy me diste Alejandra, sos grande querida...

    Un beso.

    Héctor.

    ResponderEliminar
  24. eco infinito...eco sin fondo...
    Besos, linda.

    ResponderEliminar
  25. Niña... ¿por qué esos días obreros? Son como mis días de primavera?

    Un beso y gracias por seguir visitándome.

    ResponderEliminar
  26. Es que "a cambio" de un mísero salario, los acaparadores de sueños y de tiempo pretenden quedarse hasta con el alma y el calendario de las manos de la tierra, hasta enterrarlos como a un cadáver. Pero aún quedan minutos como semillas esperando a la primavera, y un día, cuando vuelva la leve lluvia, germinarán recuperando todo el terreno que el desierto manchado de sudor y sangre les ha estado robando durante siglos.

    Besos con alma.

    ResponderEliminar
  27. hola, es difícil hacer un poema de corte social q sea convincente y el tuyo lo logra ser.
    besos

    ResponderEliminar
  28. Siempre es un placer encontrar un blog como el tuyo Alejandra.

    Besos.

    ResponderEliminar
  29. Reflexivo, palabras de profundidad,
    "caminos violentamente extensos"...mis respeto para ellos, mis saludos para ti, besos amiga.

    ResponderEliminar
  30. La voz de los obreros ya no existe, el ruido de las máquinas les impide escuchar...

    ResponderEliminar
  31. Excelente tu blog, excelente tus
    poemas. Enhorabuena.
    Con tu permiso te incluyo en el mío
    al que estás invitada.

    ResponderEliminar
  32. Reflexivo, intenso y hermoso.
    bravo.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. excelete descripción de ambiente. me gustó! un beso!

    ResponderEliminar
  34. es una realidad que no debemos olvidar y su expresión en este caso me ha sacudido.
    besos.

    ResponderEliminar
  35. Quiero tener esa mirada, detallar en mínimos movimientos un universo. Con placer y con desencanto abro la caja y me pregunto: cuánto falta para que todo cambie. Pero me estoy alejando de tus palabras: el poema me atrapó, en su simpleza su enorme poder.

    ResponderEliminar
  36. lamentablemente este poema es tan generalizado en este planeta.

    ResponderEliminar
  37. Me gustan los poemas que salpican el alma.El tuyo es genial.UN BESO

    ResponderEliminar


  38. «Vi las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura, hambrientas histéricas desnudas, arrastrándose por las calles de los negros al amanecer en busca de un colérico pinchazo, que pobres y harapientos y ojerosos y drogados pasaron la noche fumando en la oscuridad sobrenatural de apartamentos de agua fría, flotando sobre las cimas de las ciudades contemplando jazz.»


    http://tiedgirls.blogspot.com/

    http://belmarsoundtrack.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  39. dias obreros, que llegan al punto de manejar mi vida de acuerdo a las agujas del reloj, oye como va tu libro, me gustaria que escribieras un post sobre eso

    ResponderEliminar
  40. días obreros que van cayendo como lagrimas, hijo tras hijo, tras hijo, tras hijo...es así


    saludos

    ResponderEliminar
  41. cuando era mas chico trabaje un una empresa... y esos eran dias de obrero!!!

    pero bueno eso se a quedado atras...

    besos chicaaa y yo me quedo con primavera 0 de soda stereo

    ResponderEliminar
  42. La genealogía del obrero debe hacerse sobre el contorno de una lagrima, a eso iba

    saludos

    ResponderEliminar
  43. si lo olivos parieran risas,
    si las aves cantaran
    otras melodías
    y si los esbirros
    se cayeran al olvido.
    entonces sí,
    necesitaremos
    que el elefante
    le ponga el culo
    a los dictadores
    que solo tejen
    malabares asesinos
    y mentiras como las de Irak.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  44. Srta Dening...no sé si cuando le mencioné que deseaba tener su libro entre mis libros, me contestó...porque no recuerdo en que momento lo hice...Vuelvo a reiterar mi pedido...Quiero hacerme con un ejemplar de tu libro...

    beso
    marcelo

    ResponderEliminar
  45. Parece mentira que una mujer tan bonita se preocupe de temas sociales.
    Felicitaciones Alejandra.
    Besos
    L3mØs
    http://musica-y-poesia.blogspot.com

    ResponderEliminar
  46. días obreros, días indigentes, días hormiga.
    gracias por tu visita y comentarios, yo también quedo prendada de este lugar.
    saludos

    ResponderEliminar
  47. si bien es bien triste el post, también es bien real. Y es también notoria tu mirada puesta en este tema. Un tema que nos compromete a todos, y todos parecemos ignorar, darles la espalda.

    Te felicito por lo que escribiste, y cómo lo hiciste.


    BRAVO!!!!!!!

    ResponderEliminar
  48. Alejandra, tu poética siempre golpea con la reflexión.
    besos
    Elisabet

    ResponderEliminar
  49. Jugar con las palabras.
    Abrir h-ojas,
    viajar en tren
    con las manos blancas.

    *

    beso :)

    ResponderEliminar
  50. despertar abrupto y oscuro...el mio fue un despertar subito y feliz...
    A veces es dificil interpretar los sueños pero es importante ver los sentimientos que te trasmiten...y es por eso que fue tan feliz, en si el sueño, lo que mas me gusto fue el sentimiento que trasmitia..la emocion de ambos..tenia que ser un buen sueño es mas, fue maravilloso y prefiero pensar que fue un regalo de Dios...
    gracias por pasar a dejarme tu version tu casa cuando quieras...
    buen fin de semana y un beshote

    ResponderEliminar
  51. Muy reales tus letras hechas poema.

    Besos,


    ** MARÍA **

    ResponderEliminar
  52. Me gusta tu forma de escribir...
    Gracias por visitarme, eres bienvenida siempre a mi espacio ;)

    "Que triste, se oye la lluvia
    en los techos de cartón
    que triste vive mi gente
    en las casas de cartón.
    Viene bajando el obrero
    casi arrastrando los pasos
    por el peso del sufrir.
    Mira que es mucho el sufrir
    mira que pesa el sufrir.
    Arriba, deja la mujer preñada
    abajo está la ciudad
    y se pierde en su maraña
    es su vida sin mañana"
    Ali Primera

    ResponderEliminar
  53. Alejandra,

    Muy buena tu mirada, es bueno poder ponerse en el lugar de los otros. Que fuerte el último verso.

    Y me fui para abajito a leer el otro. Que bueno es darse y mostrarse en las palabras, en el poema. Asi entregamos lo que podemos, lo único... nuestro mundo interior.

    Abrazos de flores rosadas para vos.

    ResponderEliminar
  54. La realidad vista desde la sensibilidad del poeta, con toda la crudeza de las palabras salidas del alma y que saben que es dificil de cambiar.

    Un beso desde MG

    ResponderEliminar
  55. Cada vez que te leo me incitás a seguir escribiendo, me ayudás a despabilarme de estos días grises en que no se asoma ni un guita de musa... pero te leo a vos y la pluma se mueve...
    Exquisita como siempre tu poética, Alejandra.
    Espero me invites a lapresentación de tu libro. Desde ya te estoy comprando uno. Te quero tener en papel.
    Abrazo con tinta cargada de poesíafecto,
    Aníbal (el anisci)

    ResponderEliminar
  56. Hay tanta sensibilidad en tu contemplar las cosas, que debe lastimar, o no?

    Saludos

    Henrixze

    ResponderEliminar
  57. Lo real es tan real, que no podemos escapara de ella, y así es la explotación del hombre por el hambre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  58. hola ojos... te he mandado la acuarela por mail...


    sabes? deberías leer a jaime sabines, te gustará.


    un beso

    uno, por cada ojo bello tuyo...


    chau

    ResponderEliminar
  59. Obreros y artesanos.


    pobre hambre.

    ResponderEliminar
  60. Hola Alejandra, gracias por tu visita y por compartir tu poema conmigo.
    Besitos y hasta breve ya que me gustaron inmenso tus poemas

    ResponderEliminar
  61. Esta poesía aperece en sincronía con mis días obreros y los anuncios de tormenta. Despiadada es la búsqueda de la felicidad, finalmente llega, siempre llega, sale del interior.
    El verso que te gustó, el hielo, sólo lo encontré tirado entre las piedras, es tan tuyo como mío, la poesía no me pertenece, yo le pertenezco.
    beso amiga.
    Giuseppe

    ResponderEliminar
  62. Gracias por los halagos.

    Tu poema, me hace pensar en esos años, donde hablar de obrero era obligatorio... Donde los ideales movian al mundo...


    Beijos, querida.



    atte:
    Paz

    ResponderEliminar
  63. Y SON LOS QUE SOSTIENEN LAS ECONOMIAS LOS MAS EMPOBRECISO Y ALINEADOS, SON LOS QUE MAS SUFREN LITERALMENTE EN LAS CATACUMBAZ DE UN SISTEMA PARA EL CUAL SOLO REPRESENTAN CARBON PARA ALIMENTAR EL FUEBO EN LAS FAUCES DE ESTA LOCOMOTORA SIN FRENO.

    ResponderEliminar
  64. hola.. hace tiempo no pasaba por aquí... trataré de no desaparecer tanto.

    Karl Marx le hubiese encantado este poema.

    ¿Cuales serían los sueños de los obreros en esos tiempo?... tal ves.. ¿escribir poemas?

    saludos y besos,
    hannibal

    ResponderEliminar
  65. Me gustan tus lineas, son cortas y se dejan sentir.
    Saludos

    ResponderEliminar
  66. Será que la sabiduría puede llegar a residir en las manos.

    ResponderEliminar
  67. Querida Alejandra:

    Su texto logra ilustrar la realidad de muchos...con solo pocas palabras logra usted crear un acompleja realidad.

    Me ha gustado mucho.

    Gracias por su visita, y ahora es mi turno de visitarla...y le confieso que creo que no lo dejaré porque me han gustado mucho sus escritos.

    Saludos desde la Clínica!

    ResponderEliminar
  68. Hola Ale, me alegro de ver como ya llevas media cebolla pelada. Muchos se escapan con las lagrimas al principio, otros se aburren de escarbar capas y capas. Tus poemas logran, cada día más, entrar por debajo de mis uñas.

    ResponderEliminar
  69. Antes que nada pido disculpas por arruniarte el 69, soy el comentario 70.

    Bien, ahora sí, con todo mi capacidad crítica te dejo mi apreciación sobre el poema obrero: me gustó.

    Beso lejandra.

    ResponderEliminar
  70. El trabajo dignifica al hombre. Brindo por ello. Siempre.

    ResponderEliminar
  71. Plasmas sencillas imágenes que evocan la difícil vida de la clase obrera,lo dignificas divinamente, abrazos..

    ResponderEliminar
  72. no tuvimos oportunidad de hablar aquella vez en el bar donde leímos... yo te leo, vos no se, pero creo que caminamos a veces por las mismas veredas... y esta es una de esas veces... el poema una piña en la cara!

    ResponderEliminar